Siberia. Un año después.

,
La  experiencia devastadora de sobrevivir a un hijo.”  

Candaya Narrativa, 64

Primera edición: diciembre de 2019

Diseño de la colección: Francesc Fernández

©Imagen de la cubierta: Francesc Fernández

Primera edición: diciembre 2019

ISBN: 978-84-15934-71-4

21×14 cm; 160 páginas.

15,00

ID de Producto: 3836 Categorías: ,

Más información

Siberia es la escritura de un duelo que se vive en el cuerpo, en la mente y en el lenguaje. Es el duelo de una madre que pierde a su hijo y que abandona la ciudad que ha sido su hogar durante quince años, pero es también la búsqueda de la palabra que exprese, a la vez, el dolor de la ausencia y el hambre por la luz.

Daniela Alcívar Bellolio, una de las voces más honestas y radicales de la literatura ecuatoriana, explora en su primera novela la muerte y el deseo desde un lugar de extrema vulnerabilidad: el de la experiencia de la pérdida. Aquí no existe el artificio del orden narrativo, sino lo conmovedor del caos de un cuerpo doliente, que grita el vacío que lleva adentro y que trabaja una palabra poética e indomesticada, un lenguaje habitado por el miedo, la culpa y la necesidad de sosiego.

Un año después experimenta con la escritura tras el tránsito de la crisis. Si en Siberia lo que se pone en juego es el alcance del dolor mientras acontece, este relato se pregunta por lo que ocurre cuando el paisaje ha retornado aparentemente a la calma, aunque esa calma siga afectada por los espasmos del horror.


Daniela Alcívar Bellolio nació en Guayaquil en 1982, y vivió en Buenos Aires entre 2005 y 2017. Es escritora, crítica literaria, investigadora académica y editora. Ha publicado la novela Siberia (Premio Joaquín Gallegos 2018, Premio La Linares 2018), el libro de relatos Para esta mañana diáfana (2016) y los libros de ensayo Pararrayos. Paisajes, lecturas, memorias (2016) y El silencio de las imágenes (2017). Es editora general en la editorial ecuatoriana Turbina y miembro del Comité Editorial de la revista Sycorax. Actualmente dirige, en Quito, el Centro Cultural Benjamín Carrión.


DE LA OBRA DE DANIELA ALCÍVAR SE HA DICHO:

Siberia aparece para expresar el inaudito esfuerzo de poner en escritura eso que para el común decir pertenece al terreno de lo inefable, de lo indecible, de lo inexpresable, de la ausencia absoluta, de la hendidura en la carne. Ese algo que amenaza con quedarse solamente en balbuceo, silencio, grito.” Alicia Ortega,  Sycorax.

“De estructura fragmentaria, elíptica, con una desorientación propositiva y pulsiones poéticas que enfrentan constantemente al duelo, no es una obra que respeta los modos canónicos de escribir una novela.” Inmersiones, EC.

“La lectura de Siberia es la lectura de una maternidad que ha comprendido esa abyección y esa intensidad: se es madre desde que se teme la muerte del hijo. Se es madre desde que su desaparición mutila el propio cuerpo, lo deforma, lo desquicia. Y todo lo demás es lo demás: la escritura que leemos recurre con maestría a delinear paisajes introspectivos que caen en el tedio, ciudades de olores y ruidos que se evaporan. El lenguaje es hábil e insistente. Las imágenes, múltiples. Las anécdotas, entrañables.” Karina Marín, Soy la Zoila.

“Ese es otro logro de la escritora: logra escapar de la trampa de la autobiografía inundándolo todo con una prosa profunda, reflexiva, que va convirtiéndose en la verdadera protagonista del texto. Porque Daniela pasea, juguetona, por su castillo de la memoria, abriéndonos puertas, mostrándonos pasillos secretos, contándonos historias que nunca sucedieron allí. Va desnudando, impúdicamente, tiempos y espacios que no volverán a ser jamás.” Javier Cevallos Perugachi, Cartón Piedra.

“La mente de esta narradora transita por varios pasajes, esa es su propuesta. Paisajes que se recrean obsesivamente en su cabeza. Habitados por seres que casi no tienen potestad ni poder sobre ellos. Hay paisajes entrañables, otros son eriales. Por eso, es un viaje este libro.” Sandra Araya, La barra espaciadora.

“El texto de Alcívar Bellolio es un trabajo fino, compuesto a la manera de un largo soliloquio, como si en el transcurso de una noche y madrugada, alguien, una mujer, la protagonista de este libro, se sentara a contarte a ti, lector, escucha, todo lo que se le viene a la mente sobre su experiencia terrenal.” Salvador Izquierdo, Libros y Letras.

“Poderosa voz narrativa, las imágenes precisas y visuales, y una profunda emotividad”  Revista Rocinante.


Fragmento de Siberia. Un año después.

Dossier de prensa

Portada en alta resolución

Foto de la autora 1


OCHO CLAVES SOBRE EL LIBRO

  1. Daniela Alcívar Bellolio, una de las críticas más prominentes del campo cultural ecuatoriano, publica su primera novela y con ella genera nuevos debates alrededor de lo que es el género novelístico actual en Ecuador y Latinoamérica, irrumpiendo con una poética singular en un medio, muchas veces, conservador.
  2. Siberia ha sido considerada la mejor novela publicada en Ecuador entre 2017 y 2018 por el jurado del premio Joaquín Gallegos Lara, el más importante galardón literario ecuatoriano. De la novela, destacaron su “universo vital y humano, de una amplia y conmovedora complejidad, en el escenario de una estructura más bien breve y de un intenso espesor poético”.
  3. El renombrado escritor Salvador Izquierdo ha escrito sobre Daniela Alcívar: “ Luego de deslumbrar con dos libros de ensayo que se fusionan con los estudios visuales y la autobiografía (Pararrayos y El silencio de las imágenes ), ha creado una obra de ficción contundente […]. Un elemento destacable de la novela de Alcívar es su grado de injerencia en el campo de las artes visuales. Siberia como pocas novelas contemporáneas que yo conozco, rinden tributo al paisaje quiteño”.
  4. Las escritoras cruceñas Giovanna Rivero y Magela Baudoin han escrito para la contratapa de la edición boliviana de Siberia: “El talento deslumbrante de esta escritora ecuatoriana no se detiene en la frase retórica, a la hora de narrar el duelo absoluto por la muerte del bebé que acaba de parir. Porque además se arroja a este segundo y radical atrevimiento: escribir una novela autobiográfica en la que las categorías del yo que cuenta y el yo que experimenta y sufre se funden en ese magma inconmensurable que es la narrativa de la vida”.
  5. En Siberia se constituye una “escritura del dolor” en tiempo real, en palabras de la crítica y académica Karina Marín. La fragmentariedad, los saltos temporales, el aparente desorden de los eventos tramados, dan cuenta de un deseo encarnado por transmitir lo indecible: se hace a la tarea de nombrar lo que tiene nombre, la experiencia devastadora de sobrevivir a un hijo.
  6. En esta novela el paisaje (quiteño, guayaquileño, bonaerense) se configura como un personaje más que aparece y se disipa, intriga e interactúa con la protagonista, abonando sus estados de deseo y dolor, acompañando, en silencio o a los gritos, las convulsiones del cuerpo en duelo.
  1. Siberia retrata un personaje que, a causa del dolor al que procura sobrevivir, construye un mundo que bulle en la pura sensación: las causas lógicas se han suspendido tras la muerte del hijo, y lo que quedan son restos de paisaje, huellas del amor y el deseo que laten a veces arbitrariamente, la imagen amada del futuro que no pudo ser.
  1. En un registro desgarradoramente autobiográfico, Siberia muestra a un personaje abierto al mundo, agudo en su capacidad de autocrítica, atravesado de afectos verdaderos que traspasan y superan los mandatos biempensantes de la literatura tradicional. Apuesta por un trabajo sobre la propia voz que permita escuchar un sonido auténtico, y en esa apuesta deja ver los avatares de un cuerpo doliente y profundamente aferrado a la vida.

Siberia. Un año después en la prensa

On translation – From Siberia.
Por Sara Booker, en Latin America Literature Today, febrero de 2021

“Siberia recounts the intimate experiences of a woman who loses a child shortly after his birth. As a work of autofiction, the narrative dwells on the effects of grief on the individual body while building connections with the landscape and surrounding environment of Buenos Aires, Quito, Guayaquil, and the Ecuadorian countryside”.

Siberia. Un año después en Babelio.
Por Natalie Blum, Babelio, 4 de noviembre de 2020

“Las ciudades en las que esta mujer se mueve (Quito, Puembo, Buenos Aires) parecen acogerla en su seno a la par que muestran su violencia e inestabilidad. La tranquilidad del ambiente puede ser interrumpida sin previo aviso: la ciudad de Quito está construida en la falda de un volcán que en cualquier momento puede entrar en erupción, un árbol que en días de viento amenaza con caer sobre su casa. Pero también son ambientes que acogen a sus habitantes como si de un útero se tratara: ciudades rodeadas de montañas que envuelven como en un abrazo a sus habitantes”.

Afrontar la pérdida.
Por Daniel Marchante. En Bohemio de hojalata, 20 de agosto de 2020

“La combinación de ambos tiempos narrativos compara su yo de antes con el de ahora, la añoranza de los paisajes que configuran su infancia y adolescencia con un panorama contemporáneo poblado de animales muertos, enfermos o heridos. Las marcas de las lesiones físicas de perros o gatos se yuxtaponen con las que la cesárea del hijo fallecido de la narradora ha dejado en su cuerpo, en su mente, en su dolor”.

Siberia, de Daniela Alcívar.
Por Irina Garbatzsky:  En Revista Otra parte. 13 de agosto de 2020

“La novela tiene como núcleo un argumento doloroso. Una mujer será madre (la voz materna ya la ha transformado, de hecho, durante su embarazo), su niño nace y, casi inmediatamente, muere. No es eso, sin embargo, lo que encierra el relato; sino que, por el contrario, el episodio abre, hacia atrás y hacia adelante, una multiplicidad de formas de vida que lo atraviesan. El amor, el sexo, los padres, la comida, los animales, la literatura, el alcohol, Quito, Buenos Aires, aparecen como una diversidad de vínculos que trazan, en todos sus sentidos, la experiencia de la muerte junto a la intensidad de lo vivo”.

Daniela alcívar. Duelo y violencia.
En Paréntesis, 27 de junio de 2020

“Fue un evento de mi vida lo que me hizo escribir Siberia.  Ese evento transformó mi cuerpo, la  conciencia de lo que puede mi cuerpo, la conciencia del modo en que la vida se manifiesta, de modo absolutamente material, en el cuerpo. Las experiencias del embarazo, la depresión posparto (sin hijo), la cesárea (sin hijo), las tetas llenas de leche (sin hijo), son experiencias del cuerpo y de nada más que del cuerpo”.

Daniela Alcívar: Siberia. Un año después.
Por Guillem Santacruz Gómez, Público.es, Espacio crítico, 24 de junio de 2020

“La belleza  expresiva, una escritura delicada, barroca en muchas ocasiones (“una montaña es un cuerpo, es una arruga en un cuerpo vasto sin cabeza” o “destellaba con precisión cirujana la luz violeta que cortaba la cerrada oscuridad por unos segundos y luego volvía a apagarse, dejando todo otra vez negro”) en que el personaje protagonista va tomando forma en una combinación, extraña, de exuberancia verbal y vacío existencia”.

Siberia. Un año después.

Por Ysabel M, Anika Entre Libros, 19 de mayo de 2020

Daniela Alcívar Bellolio me ha parecido una narradora extraordinaria. Su prosa tiene tintes poéticos. No hay diálogo, todo es como un gran monólogo, pero no cansa ni hace que la lectura se ralentice. Dentro de su estilo, hay un cierto ritmo que va aumentando a medida que nos acercamos al final.  Siberia: un año después  es una lectura que os invito a descubrir:  Siberia es la metáfora de lo que encierra su historia. Una excelente novela”.

Los avatares de una emigrante.
Por Juan Ángel Juristo, ABC Cultural, 16 de mayo de 2020

“Un texto de imágenes poéticas rutilantes”.

Daniela Alcívar: en el infierno de lo perdido.
Por Luis Alonso Girgado, El Correo Gallego, Suplemento dominical, 10 de mayo de 2020

“Hay no poco de dislocado y errático en esta devastadora visión que sitúa a una mujer en una conmocionante situación, y así, resultan bruscos los viajes ( que son fugas), los saltos en la temporalidad y el antagonismo entre escenas desgarradas y momentos de un lirismo nostálgico. Como escritora, a Daniela Alcívar no hay más que pedirle”.

Daniela Alcívar “Adentro hay un zumbido continuo”.
Por Mario Alberto Medrano gonzález, Excelsior, 8 de mayo de 2020

“La experiencia de ser madre es el otro aspecto que enfrenta la protagonista, en una obra que parece ser autorreferencial. Si bien toda creación lleva algo del autor, obvia e irremediablemente, Siberia… es un espejo (enterrado) de la autora”.

Llevo en el alma un tatuaje.
En la revista Viure en família, marzo – abril de 2020

“Fragmento del libro Siberia. Un año después, datos de la autora y breve reseña”.

Restaurar el lugar.
Por Bernardita Maldonado. Quimera, abril de 2020

“Contra ese fin de mundo escribe Daniela Alcívar. Siberia tiene muchísimos destinatarios; sin embargo, sabemos que hay uno especialísimo: Benjamín, el hijo muerto, para quien sin duda es esta novela, y por supuesto para que los lectores podamos atestiguar que si la literatura no devuelve la vida de un ser querido, sigue siendo la materia para resistir al silencio, a la muerte”.

Siberia. Un año después. Viaje de reconstrucción.
Por Javier López Menacho, La Réplica, 22 marzo de 2020

“La escritora ecuatoriana Daniela Alcívar Bellolio lleva un paso más allá la literatura del duelo desbrozándola, haciéndola propia y centrándola en su universo particular.
(…) Con una prosa poética envolvente (tiene pasajes casi musicales) y de gran autenticidad, en ‘Siberia, un año después’ indaga en la capacidad de reconstruirse del ser humano mostrándote, desde dentro, su viaje emocional”.

Escritoras: el nuevo best-seller nacional.
La Hora, Quito, 14 de marzo de 2020

“La palabra es un grito desde lo más hondo y herido del cuerpo, que, lanzado en un vacío horrendo, blanco y frío, se tambalea entre la esperanza de la muerte y la inevitabilidad de aferrarse a la vida”.

Reseña de Siberia. Un año después.
Por Mario Aznar. Lector Salteado. 13 de marzo de 2020

“Siberia es un libro excepcional. En poco más de ciento cincuenta páginas esta novela muestra —que no narra— una experiencia inenarrable”.

La vida, ese poder tan equívoco.
Por Ana Andújar, Diario.es, 10 de marzo de 2020

“La felicidad y la tristeza caminan de la mano con la prosa de Alcívar, ritual, preciosa, honesta”.

Preferiría: Siberia, literatura que se forma mientras se escribe.
Por Luis Fernando Fonseca, El Telégrafo, nº 420 de la revista Cartón Piedra, febrero de 2020.

“Hay en la escritura, en el uso del lenguaje, una precisión, algo premeditado. Es un método que aún se practica y se ha ponderado mucho últimamente. Pero el sentido de Siberia es que lo fragmentario intente asir ciertas emociones; no para acercarlas a los lectores, sino como un proceso en que la escritura ha fluido hacia lo bello”.

Daniela Alcívar: decir lo indecible.
Por María Bastarós, Pikasa Magazine, 26 de febrero de 2020

“[Entrevista] «Siberia es una obra carnal, atravesada por el cuerpo de principio a fin. El cuerpo materno que queda sin poder ejercer la maternidad, el cuerpo sufriente del post-operatorio, el cuerpo que quiere despertar a la vida y lo hace de las formas más imprevistas”.

Daniela Alcívar, escribir para salvarse.
Por Daniel Fermín, Zenda, 21 de febrero de 2020

“[Entrevista] «Siberia, antes de que pasara lo que pasó, era un proyecto de novela sobre la mudanza de una mujer que regresa a Ecuador tras quince años en Buenos Aires. Con ese proyecto ganó una beca del Fondo Nacional de las Artes de Argentina. La realidad se interpuso y el libro se transformó en lo que es: una novela de duelo”.

Escritura del dolor en tiempo real.
Por Francisco Martínez Bouzas, Creatividad Internacional, 20 de febrero de 2020

“Daniela Alcívar ha sido capaz de intentar convertir en literatura la pérdida del hijo fallecido nada más nacer. Sin morbo y teniendo en cuenta que la realidad está tamizada por la ficción, en una historia escrita con una sinceridad que hiela la sangre con pasajes turbadores”.

Escribir fue el modo de extraerme del duelo.
Por Elena Sierra, El Correo, 15 de febrero de 2020

“Daniela Alcívar publica ‘Siberia. Un año después’, en la que narra la muerte de su hijo a los siete meses de gestación”.

Abrazar un cuerpo.
Por Álex Chico, Revista de Letras, 4 de febrero de 2020

“Alcívar nos enseña a mirar, con una escritura que se detiene en lo nimio para hacer de ese momento perdido una fe de vida”.

Siberia. Un año después: Todo es caos
Por Ricardo Baixeras, El Periódico, 31 enero de 2020
“Siendo como es un alegato en toda regla contra el dolor provocado por la muerte prematura del hijo deseado y deseante el libro viene a hacer trizas el género novela, el género “relato autobiográfico pasado por el tamiz de la ficción” y, si se quiere, el genéro lírico, con el que Alcívar coquetea hasta decir basta. Tal vez su mayor logro: caos de géneros.”
El dolor de muchas mujeres
Por Marta Sanz, Babelia – El País, 27 enero de 2020
Siberia duele de otro modo. Pocas veces, la curiosidad sexual, los amantes, el beber ron y el relatar historias tristes tienen tanto sentido como en estas páginas en las que el dolor de una mujer se trasfunde en el dolor de muchas otras.”

Por Marta Gispert, Alicante Plaza, 23 enero de 2020
Daniela Alcívar: ‘El cuerpo y la resistencia son la clave en la novela. La vida, que no está asumida, como una fuerza brutal, que arrebata y devasta, pero que te obliga a seguir al mismo tiempo’. Y en ese deseo que tira de la propia consciencia a través del impulso y la materia, otra búsqueda: la de la paz.”

Daniela Alcívar Bellolio: “Escribí ‘Siberia’ para salvar mi vida”

Por José S. de Monfort, The Objective, 22 enero de 2020
“Daniela Alcívar, contra esa idea de la literatura que tiene que ver con la visión controlada del mundo, la destreza y el manejo del lenguaje, opone en Siberia una visión minoritaria pero potentísima (y en general secundada por escritoras), según la cual “la literatura ha de ser el descubrimiento de un mundo inédito que se está formando mientras escribo”.”

Daniela Alcívar, escritora: “Creer que los hijos son sólo el producto de sus padres es no creer en la capacidad de la naturaleza para renovarse”

Por José Miguel Vilar-Bou, Eldiario.es, 19 enero de 2020
[Entrevista]”En ‘Siberia. Un año después’, Daniela Alcívar relata entre lo biográfico y lo literario la pérdida y posterior duelo de su hijo recién nacido.”

Tres novelas que exploran el dolor en la vida cotidiana.
Por Gabriel Flores, El Comercio, 18 de enero de 2020

Siberia, un año después’ una novela en la que Alcívar Bellolio vuelve sobre el acontecimiento más doloroso de su vida: la muerte de su hijo recién nacido. En esta obra conmovedora, el duelo de una madre está matizado por la continua descripción de escenarios, sobre todo, de Quito y Buenos Aires, y de un cuerpo y un alma llena de heridas y de dolores”.

Por Xavier Ayén, La Vanguardia, 24 diciembre de 2019
“La pérdida de un hijo, la promiscuidad y la salvaje naturaleza sacuden ‘Siberia’, novela de Daniela Alcívar Bellolio”

Daniela Alcívar: «Escribí ‘Siberia, un año después’ durante un duelo bien salvaje»

Por La verdad de Murcia, 24 diciembre de 2019
“‘Siberia…’ es la confesión de un cuerpo que escribe desde sus heridas, a través de un lenguaje que nos habla descarnadamente del vacío de la pérdida, de las ruinas de un futuro imposible, y del intento de reconstrucción de uno mismo.”

Cuatro escritoras ecuatorianas a las que hay que leer.
Por Mariella Toranzos, Expreso, Ecuador, 23 de diciembre de 2019

“Sobre Daniela Alcívar y Siberia. Un año después: “Los paisajes y lo fragmentario priman en esta impactante pieza narrativa y llevan al lector a experimentar en carne propia el dolor”.

Daniela Alcívar, arrancando pedazos de vida a la muerte de un hijo recién nacido.
Por Marta Gisper, Alicante Plaza, 23 de diciembre de 2019

“Daniela Alcívar: ‘El cuerpo y la resistencia son la clave en la novela. La vida, que no está asumida, como una fuerza brutal, que arrebata y devasta, pero que te obliga a seguir al mismo tiempo’. Y en ese deseo que tira de la propia consciencia a través del impulso y la materia, otra búsqueda: la de la paz”.

Por Ana Segura, Aragón Radio, programa La torre de Babel, 12 de diciembre de 2019

“[Podcast] «Daniela Alcívar llega de Ecuador con ‘Siberia, un año después’. Una historia áspera, bella y conmovedora que nace de una experiencia biográfica terrible, la muerte de un hijo el día de su nacimiento”.

La radio del siglo. Entrevista: Siberia. Un año después.
La radio del siglo, Onda Regional Murcia, 17 de diciembre de 2019

“Recibimos en el programa a la escritora Daniela Alcívar Bellolio, que explora en su primera novela, la muerte y el deseo desde un lugar de extrema vulnerabilidad: el de la experiencia de la pérdida”.

La vida no té cap guió.
Por Anna Tomàs, Els orfes del Senyor Boix, 10 de diciembre de 2019

“La nuesa impúdica de ser només un cos en un llit d’hospital, un cos que manipulen, que netegen, i al que premen els pits per treure quatre gotes de llet, un cos violentat pel sistema, por la mort, i per la vida”.

Informaciones adicionales

También te recomendamos…