Entrevista a Solange Rodríguez Pappe, autora de ‘La primera vez que vi un fantasma’ 4 de marzo de 2019 – Publicado en: Reseña

El miedo es una frontera móvil 
 

Por Alexander García, en ‘El comercio’ de Ecuador:

[Entrevista] La primera vez que vi un fantasma’ (Candaya, 2018), el más reciente libro de cuentos de la escritora guayaquileña Solange Rodríguez Pappe, enfrenta a los personajes con sus miedos y pérdidas o con sospechas perturbadoras. La autora de libros de cuentos como ‘Episodio aberrante’ (2016) y ‘El lugar de las apariciones’ (2007) reflexiona sobre cómo el miedo evoluciona con nosotros y cómo puede paralizarnos….”

¿De dónde viene su fascinación por el estudio y la exploración del miedo? ?
Trabajar los temas que tienen que ver con violencia, con miedo, con lo fantástico es producto de una evolución que viene desde mi primer libro de cuentos en el 2000. ‘La primera vez que vi un fantasma’ tiene una serie de imágenes que se relacionan con el miedo, pero usualmente también son metáforas de ese miedo. Hay símbolos del miedo, como por ejemplo los fantasmas que son un símbolo ancestral de lo que tememos, está el tema de la oscuridad, de los espejos y de los animales, que tienen que ver con lo salvaje, con lo que no terminamos de controlar. Y a partir de esos símbolos trabajo la ficción que es lo que me interesa y una de las posibilidades de la ficción, que es el pensamiento latente de todos los seres humanos, es el temer.

¿De qué forma cree que fue evolucionando con nosotros esta emoción? ? Desde el momento en el que desconocíamos lo que había más allá de la oscuridad, más allá de nuestro bosque, de nuestro pequeño sector, siempre estuvimos suponiendo qué habría. Frente a ese ‘más allá’ siempre han existido dos posibilidades, una es lanzarse a conquistarlo, a explorarlo, y otra es hacer reglas o poner límites para desconocer eso a lo que tememos. Y preferimos suponer que más allá hay dragones o que el mar termina en un abismo…

¿En tiempos primigenios el miedo estuvo relacionado con lo fantástico?

Definitivamente. Hay cosas que no entendemos, nos preguntamos por ejemplo por qué están cayendo rayos, por qué está bramando el cielo y eso que no terminamos de entender, lo imaginamos: ‘Es un dios, más fuerte que nosotros, más grande, tan grande que ocupa todo el firmamento, está molesto y entonces ¿qué podemos hacer para que se calme? Tenemos que ofrecer en sacrificio algo que amemos. Vamos a sacrificar a nuestras hijas’.

LEER MÁS